Lunes, 30. Julio 2018 - 11:56 Horas
BENEFICIOS DEL YOGA EN LAS PERSONAS MAYORES

Sabemos ya que Yoga significa unión y para este tema en específico, podríamos decir que es la unión de la edad o época de juventud o madurez con la plenitud de la vida. Cuando el ser humano entra en esta época o estado de “persona mayor”, se realza la sabiduría, la paz interior y el respeto hacia todos.

Conforme avanza el tiempo y por el transcurso de los años vividos, empiezan las limitantes de movilidad poco a poco, pero siempre podemos tener ayuda de algunas disciplinas como la yoga, para obtener mayor energía física y mental.

La práctica del Yoga como disciplina debe ser realizada todos los días, para tener un cuerpo sano, flexible y ágil, así como, una mente despejada.

El Yoga se recomienda para las personas mayores con asanas o postura específicas que benefician al cuerpo. La práctica se debe hacer en un sitio abierto o bien ventilado, preferentemente antes de ingerir alimentos y con tranquilidad para evitar esfuerzos.

Los mayores beneficios que se pueden obtener son: flexibilidad, equilibrio y dominio mental.
• La flexibilidad se adquiere con la realización de diferentes posturas para contrarrestar la falta de movimiento con la que nos podemos topar al llegar a determinada edad.
• El equilibrio es imprescindible para evitar caídas, que al llegar la edad avanzada pueden tener consecuencias importantes.
• Y el dominio mental es para no perder la memoria y saber qué hacer y cómo actuar en cualquier momento.

Estas razones son más que válidas para ejercitar el cuerpo y la mente a diario para reforzar músculos, huesos, mente.

También es muy importante oxigenar el organismo, esto se puede hacer con pranayamas o ejercicios de respiración que ayudarán a que el aparato respiratorio se mantenga ventilado y lleve la energía y el oxigeno al cerebro, para regenerar neuronas y órganos vitales.

La respiración estimula la circulación, ayudar a prevenir enfermedades respiratorias y a limpiar las fosas nasales. Algunas posturas de yoga solucionan problemas específicos como la presión arterial y el sistema nervioso, así como enfermedades del corazón. El Yoga también promueve un enfoque positivo a la vida.

Las posturas más apropiadas para los adultos mayores tienen base en el Hatha Yoga y Tantra Yoga, ya que son posturas corporales acordes a la edad y salud del practicante.

Entonces, si deseamos seguir llenos de vitalidad, el Yoga es excelente opción para sentirnos útiles.

Extraído de: ciudadyoga.com/beneficios-del-yoga-en-adultos-mayores

Viernes, 27. Julio 2018 - 10:24 Horas
EL AMOR EN LAS PERSONAS MAYORES

Da igual la época del año en la que nos encontremos, el amor está en el aire, como suele decirse, de manera constante y es un sentimiento que aflora en personas de todas las edades. También en las personas mayores, si bien es cierto que las relaciones pueden ser algo menos inusuales o tener menos visibilidad que las de los jóvenes.


Un hecho que ha beneficiado enormemente a los mayores es la actual reivindicación de los derechos y capacidades de ellos y ellas debido al envejecimiento de la población. Esta nueva percepción está devolviendo a la persona mayor sus capacidades. Aquí nos referimos al envejecimiento activo y el nuevo papel de los ancianos. Y una de ellas es el tema en el que hoy nos centramos: su capacidad de amar.

Cuando las personas mayores están divorciados o quedan viudos puede encontrar de nuevo una pareja, en el sentido de un compañero con el que no sufrir la soledad de la vejez. Aunque muchas personas mayores poseen una gran familia, necesitará compartir su intimidad con alguien incondicional y, en la mayoría de los casos, en la misma situación. Y es que, el amor entre las personas mayores es posible.

Reconociendo que el deseo de amar y de ser correspondido es inherente al ser humano en cualquier momento de la vida, la etapa de la vejez no queda al margen de esta condición humana. Sin embargo, es evidente que el amor en la vejez es más tranquilo, reflexivo, lejos de la pasión de la juventud, y que con mucha frecuencia se convierte en compañía.

Extraído de: www.msolucionagoya.es

Viernes, 20. Julio 2018 - 10:18 Horas
5 PELÍCULAS PARA PERSONAS MAYORES

El cine y las películas son un material, una afición, y una industria que nunca pasa de moda. Está constantemente renovándose desde 1895, el año en el que proyectó el primer boceto audiovisual.
Es decir, todas las personas del mundo han nacido con el cine ya inventado. Las diferentes edades, habrán podido disfrutar y acceder a él antes o después, pero toda la pirámide poblacional conoce el cine.

Las producciones audiovisuales están tan extendidas que cualquier persona, aún sin conocimientos de la industria, conoce que son los géneros. En las siguientes lineas vamos a mencionar y valorar especialmente el género de la tercera edad, el del cine para mayores.

5 películas recomendables para mayores que tratan temas sociales y de la vida cotidiana, como la jubilación o el síndrome del nido vacío.

– El hijo de la novia.

Película argentina protagonizada por Ricardo Darín y que trata la temática del Alzheimer desde una perspectiva muy interesante y emocional. No deben perderse esta película estrenada en 2001.

– Una historia verdadera.

El excéntrico director David Lynch, famoso por tocar todos los géneros con un estilo muy particular. El que fue guionista de Los Simpsons estrenó esta película en 1999. Este film está protagonizado por una persona mayor que no ve bien y tiene a su cargo a su hija con una severa discapacidad. Una historia de un viaje hacía Wisconsin y una constante muestra de superación.

–Gran Torino.

Protagonizada y dirigida por Clint Eastwood, esta obra de 2008 obtuvo diferentes reconocimientos y premios. Una tan reciente como excelente película que trata la vejez como el racismo. Esta película muestra como el personaje principal pasa de ser “un viejo cascarrabias” a ver las cosas de diferente manera. Su personalidad sufre una evolución a mejor con aspectos más humanos y de empatía con la comunidad que lo rodea. Una brillante historia.

Cine más antiguo

– El Crepúsculo de los dioses.

Esta cinta es un clásico de la época. Dirigida por uno de los mejores directores de la historia, Billy Wilder, trata sobre como un hombre adulto acaba por casualidad refugiado en casa de Norma Desmond. Esta es una antigua estrella de cine jubilada que vive de la gloria pasada y está fuera de la realidad. El indulgente visitante, al que además le agobian las deudas y la falta de dinero, decide quedarse con ella y su mayordomo una temporada.
Este clásico del cine dejó un buen puñado de frases celebres.

– Harold y Maude.

Película del año 1971 que trata sobre el amor platónico que surge entre un joven adolescente y una mujer mayor. Este film transgresor obtuvo muy buenas críticas y trata el tema de la muerte con cierto humor, eso si, muy negro este. Pero quien vea esta cinta verá que es mucho más que curiosa y explorará una vida y una relación que seguramente no habrá imaginado antes.

Extraido de: aiudo.es/cine-peliculas-personas-mayores/

Viernes, 13. Julio 2018 - 10:00 Horas
GIMNASIA A PARTIR DE LOS 60

Teniendo en cuenta las recomendaciones de los profesionales de la salud y del ejercicio físico, se puede idear una rutina general para las personas que superan los 60 años. Sin embargo, antes de empezar recuerda que debes consultar con tu médico si la puedes realizar teniendo en cuenta tu capacidad y estado de salud. Además, aunque esta rutina te pueda servir de ejemplo, lo ideal es contar con el asesoramiento de un entrenador personal que te indique cuáles son los ejercicios más adecuados para ti, vigile cómo los realizas, te corrija, y te ayude a ir mejorando poco a poco. Aunque puedes realizar ejercicio en casa, no es lo más aconsejable, no sólo porque no estarás controlado por nadie, sino porque te impide disfrutar del beneficio social que conlleva el ejercicio físico.

Esta rutina de ejercicios para adultos mayores te podría ir bien:

Ejercicio aeróbico

Tres días a las semanas alternos, durante 45 minutos, o 20-30 minutos entre 5 y 7 días a la semana. El ejercicio aeróbico debe realizarse a una intensidad moderada (recuerda controlar las pulsaciones para que no se eleven por encima de lo recomendado). Puedes salir a andar a un ritmo moderado continuo y por terreno llano; pedalear en una elíptica o en una bicicleta; nadar; o realizar algún deporte como el pádel o el tenis.

Ejercicio anaeróbico o de fuerza

Lo recomendable es realizar los ejercicios anaeróbicos 2-3 veces en semana, dividiendo la rutina en ejercicios para el tren superior, centrados en los grandes grupos musculares (espalda, hombros y pecho), por medio de movimientos de tirón y empuje. También se deben realizar ejercicios para el tren inferior, centrándose en los cuádriceps, isquiotibiales y glúteos; así como para la zona ‘core’, evitando los ejercicio de abdominales típicos, y optando por los isométricos tipo plancha, o los que se realizan con máquinas específicas para la zona. Tanto los ejercicios del tren superior como los del tren inferior se pueden realizar con máquinas de polea con algo de peso que conlleve una pequeña resistencia, sin que ésta resulte incómoda, así como con bandas elásticas o pequeñas mancuernas; los ejercicios con el peso corporal (tipo flexiones, zancadas, sentadillas, etcétera) suponen un esfuerzo mayor y solo se recomiendan a quienes ya están habituados al ejercicio. De cada ejercicio se pueden realizar de 15 a 20 repeticiones.

Ejercicios de flexibilidad

En este grupo se incluye la danza, el tai-chi, el yoga, o los ejercicios en el agua a baja intensidad, que ayuden a estirar los músculos sin sentir dolor. Se pueden realizar tres veces a la semana, realizando ejercicios que impliquen un estiramiento de entre 15 y 30 segundos, con una respiración normal. Quienes tengan problemas de flexibilidad pueden ayudarse con una toalla o una cuerda, sin llegar nunca a forzar ni a realizar una hiperextensión ni rebotes.

Ejercicios de equilibrio

Deben incluirse en todas las rutinas de las personas mayores. Entre ellos se encuentran el levantarse y sentarse de una silla sin utilizar los brazos, andar de puntillas, con los talones, mantenerse de pie con un solo apoyo, etcétera. Quienes no puedan hacerlo, pueden ayudarse de una silla, de un compañero, o de la pared. Con estos ejercicios se adquiere destreza poco a poco, aportando seguridad a la persona al realizar cualquier actividad de su día a día.

Extraido de: https://www.webconsultas.com/tercera-edad/envejecimiento-activo/rutina-de-ejercicios-adecuada-para-mayores-de-60-anos

Jueves, 5. Julio 2018 - 13:31 Horas
La seguridad emocional en el ámbito residencial

Uno de los aspectos más importantes que ocupa lugar en cuanto a los cuidados que se proporcionan a las personas mayores en el ámbito residencial, es la seguridad física y emocional que les debemos proporcionar los profesionales que trabajamos para y con ellos/as. La seguridad emocional está estrechamente ligada con la no vulneración de los derechos más universales que conciernen a todas las personas, pero en especial al colectivo de personas en situación de dependencia y/o discapacidad.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos es un documento que marca un hito en la historia de los derechos humanos. Fue elaborado por representantes de todas las regiones del mundo con diferentes antecedentes jurídicos y culturales y en él se establece, por primera vez, los derechos humanos fundamentales que deben protegerse en el mundo entero
Haciendo referencia al artículo tres, alude que aquellos derechos más fundamentales que adquiere una persona son el derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Es fundamental y de vital importancia el respeto a la integridad personal, ya sea física o mental, como uno de los Derechos más fundamentales y, la garantía del igual reconocimiento ante la ley en todos los aspectos de la vida de una persona que se encuentra en esa condición, pudiendo salvaguardarla a través de las diferentes instituciones de los diferentes abusos que puedan sufrir, como por ejemplo; abusos de tipo físico, psicológico, sexual o económico entre otros.
Continuando en esa línea, se reconoce a la personas con discapacidad o en situación de dependencia el Derecho a que puedan tener un nivel de vida adecuado para ellos/as, así como para sus familiares, incluyéndose además de las necesidades más básicas, la adopción de las medidas pertinentes para salvaguardar y promover el ejercicio de los derechos sin discriminación por motivos de encontrarse en esa situación de dependencia o discapacidad.

Una de las premisas básicas que subraya la Convención de los Derechos de las personas con Discapacidad es que las personas que trabajan para otras personas tienen la responsabilidad para que se promuevan y respeten los derechos reconocidos.
Metodología:

La metodología que se utiliza para detectar la vulneración de los derechos de los residentes se basa principalmente en:
➢ La observación directa e indirecta en cuanto al comportamiento que puedan presentar los/as residentes en el Centro, en un momento en particular o prolongado, ya sea con sus familiares, compañeros y/o el personal del mismo.
➢ Mediante entrevistas estructuradas y/o informales, sobre las dinámicas relacionales que puedan tener los residentes en cuanto a sus familiares. Compañeros/as y personal del Centro.
➢ Trabajo de investigación sobre la historia de vida de los residentes, conociendo así, la estructura familiar y las relaciones que pueda haber entre los miembros, entre otros aspectos de interés.

Por ello, desde TXURDINAGA GURENA, damos mucho valor a la seguridad a todos os niveles, pero en el área que nos compete a la seguridad emocional y/o jurídica, fundamentos y premisas de vital importancia.

Marta Yarritu
Trabajadora Social

Viernes, 29. Junio 2018 - 10:37 Horas
La labor de los y las gerocultoras en las residencias de personas mayores

En las residencias de mayores, los y las gerocultoras son los que cuidan durante las 24 horas del día a la mayoría de los residentes y en muchos casos son sus manos y sus pies.

Su papel en muchas ocasiones es desconocido pero cobra la importancia de que de ellas depende en mucha parte el bienestar de las personas mayores que atienden. Especialmente de las personas asistidas porque son quienes las asean, les dan de comer, les dan la hidratación, les acuestan y les levantan, les lavan los dientes…, una infinidad de tareas cotidianas muy básicas pero a la vez muy necesarias cuando no las puedes desarrollar por ti mismo.

Y sin olvidarnos de la sonrisa que les sacan a lo largo del día pese a que muchas y muchos de los residentes padezcan deterioro cognitivo y por lo tanto se les haya borrado imágenes o recuerdos de sus memorias.

Qué duda cabe de que para desempeñar este oficio es necesaria la vocación que no en todos los casos siempre se tiene. La vocación es muy fácil de detectar y cualquier persona lo capta enseguida ya que en el trato y en la paciencia está la clave y cuando un profesional se dirige o atiende al residente de forma vocacional, se palpa enseguida.

Es una tarea dura la que desempeñan las y los gerocultores tanto en lo físico como en lo psicológico pero las personas mayores tienen que sentir que se les transmite como mínimo respeto, seguridad y confianza.

Que la confianza sea mutua a veces cuesta, por ello la paciencia es una cualidad también muy necesaria en esta profesión.
En las residencias, cuando se aplica la ACP (atención centrada en la persona), la organización del trabajo por tareas y horarios fijos se abandona por un modo de vida hogareño, más flexible y personalizado, para así poder adaptarse y respetar los hábitos y preferencias de las personas. Para hacer realidad esta forma de entender la atención, el o la gerocultora es fundamental, dada su cercanía y presencia continuada.

Son profesionales imprescindibles para llevar a la realidad las propuestas de la ACP. Sin ellos y ellas no sería posible.
En estos modelos, frente a los asistenciales tradicionales, estos profesionales tienen mayor autonomía y también mayor responsabilidad en la atención personalizada. No son simples ejecutores de pautas prescritas por otros profesionales sino que se convierten en acompañantes que protegen, cuidan, apoyan y empoderan a las personas para que, en la medida de sus capacidades, puedan seguir dirigiendo su vida y que ésta se desarrolle en condiciones que respeten su dignidad.

Por todo ello en LOIU GURENA estamos dando pasos que sin duda contribuyen a que la atención sea lo más individualizada posible. Y los planes que tenemos en mente para llevar a cabo en los próximos meses van dirigidos con la misma finalidad.

Marisol Couceiro

Directora








Viernes, 22. Junio 2018 - 10:56 Horas
SAN JUAN, TRADICIÓN E HISTORIA

San Juan es una festividad cristiana antigua que se lleva celebrando en los países hispanos durante muchos siglos, es probablemente una de las festividades más antiguas adoptada por los hispanohablantes.

En la mayoría de las culturas la fiesta de San Juan comenzó siendo una fiesta en honor a la llegada del solsticio de verano (esa relación con la llegada del verano se ha mantenido en la tradición cristiana, coincidiendo su celebración casi con el comienzo del verano, el 24 de junio). En la cultura celta esta fiesta se celebraba encendiendo hogueras con el propósito de venerar al Sol, que para ellos era su principal fuente de energía y buscaban obtener la bendición sobre sus hogares y sus tierras.

Los druidas bailaban y cantaban alrededor de las hogueras e invocaban a los elementos naturales.
Por lo general, en todas las culturas primitivas, la fiesta estaba siempre en mayor o menor medida relacionada con el Sol y el verano y esta tradición se mantuvo al ser adoptada por la religión cristiana aunque con una finalidad más religiosa.
Los cristianos fueron quienes bautizaron esta fiesta con el nombre de San Juan, en homenaje a San Juan Bautista, santo que según la tradición bíblica nació en esta misma fecha, con la creencia de que al nacer este su padre Zacarías encendió una gran hoguera agradeciendo a Dios por haberle bendecido con un hijo.

Así, es costumbre en todas las comunidades de España que en la noche que comprende entre el 23 y el 24 de junio muchas personas lleven a cabo celebraciones en honor a San Juan. En la mayoría de ellas, se hace una hoguera y se baila alrededor de ella porque, los cristianos también consideran al fuego como uno de los cuatro elementos: agua, tierra, aire y fuego, que ejerce un efecto purificador que nos libra de la mala suerte.

En Txurdinaga Gurena también celebramos esta tradición, este año la fiesta de San Juan con música en directo la realizaremos el viernes 22 de Junio a las 17.30, en ella leeremos nuestros deseos para posteriormente quemarlos en el fuego de la hoguera. Además decoraremos el centro para la ocasión, tanto el salón decorado con guirnaldas, como atrezo para nuestros residentes y personal.
Por otro lado, como viene siendo también tradición, de cara al solsticio de verano estrenamos decoración para nuestras mesas de comedor elaborada por los residentes en laborterapia, la cual nos acompañará durante todo el verano.

Desde aquí os animamos a todos a acompañarnos y os deseamos una feliz entrada del verano.

Equipo de Animación de Txurdinaga Gurena.

Jueves, 14. Junio 2018 - 13:31 Horas
ENCUENTROS INTERGENERACIONALES LOIU GURENA JUNIO 2018

Llega Junio, los exámenes, los aprobados, a algunos “los cates”, el buen tiempo, las tan ansiadas vacaciones de los más jóvenes, (no sé si tanto para los padres...).

Pues bien, en este contexto pre-veraniego y tal como ya venimos haciendo desde hace unos cuantos años, van pasando por unos días y por nuestra vida del Centro un@s cuant@s txabal@s de diferentes Centros-Colegios. Concretamente de la Ikastola Lauro, del Colegio Urdaneta y del Colegio Munabe.

Entre los objetivos que nos planteamos para con los txabal@s, algunos son:

Que los txabal@s vean diferentes profesiones de cara a su elección académica si les place.

Que realicen una serie de tareas coordinadas, dentro de una organización simulando “un trabajo-unas obligaciones con unos objetivos, tareas…”, de cara a adquirir actitudes, etc… de lo que se encontrarán en el futuro cuando sean adultos.

Que vean lo que es una demencia, una parte de la evolución física y psicológica de algunas personas, que necesitan ser atendidas. Que vean sus necesidades, que vean lo que es la dependencia y entiendan el ser humano como un ser global de necesidades de atención integral y coordinada (trabajo en equipo e interdisciplinariedad).

Que conozcan ó al menos intuyan que cada ser humano es único, especial y la atención de la realidad de las personas mayores debe ser centrada en la y las personas y en cada ser único.

Así mismo, que hay muchas personas mayores sin deterioro cognitivo, que son personas no tan diferentes a nosotr@s, que muchos tienen buen humor, que están al día, que no son personas anticuadas que no se puede hablar con ellos porque no entienden, etc…

Que hagan algo por los demás, por las personas con necesidades, fomentando valores como la ayuda y la solidaridad en tareas sencillas de ayuda como trasladarles en silla de ruedas, dar zumos, hacerles compañía, realizar una ficha cognitiva, etc…, el compromiso social, que las personas no son ajenas a nosotr@s, que aunque no sea tu padre ó madre, es un vecino, una persona de tu comunidad, al que debemos ayudar y somos corresponsables de su bienestar.

Así mismo, para nuestr@s mayores planteamos:

Que se sientan apreciados y bien en una relación desinteresada, y sin compromiso por parte de los txabal@s.

Que se sientan útiles y mejora de autoestima atendiendo a los txabal@s, enseñándoles el centro, actuando como anfitriones, dando consejos, contando sus experiencias vitales, enseñándoles la granja, etc…

Una forma más de romper la rutina diaria, a través de las relaciones intergeneracionales por unos días, una forma más de ocio y uso adecuado del tiempo libre.
Y tras ver someramente lo que nos planteamos con estos encuentros, nos queda:

“Agradecer a los txabal@s y a profesor@s-voluntari@s, tanto desinterés, tanta amabilidad y solidaridad, tanto buen hacer… y esperar que hayamos podido aportar aunque sólo sea un poquito a que seáis mejores y en general, algo a la sociedad”.

Eskerrik asko.

Equipo Psicosocial de Loiu Gurena.

Jueves, 31. Mayo 2018 - 12:16 Horas
BENEFICIOS DE PASAR EL TIEMPO AL AIRE LIBRE

Según numerosos estudios, pasear, tomar el aire o realizar algún tipo de actividad al aire libre tiene grandes beneficios;

Por un lado, nuestra salud mental y equilibrio emocional se benefician del disfrute al aire libre, así lo asegura Sara Warber, investigadora de la Universidad de Michigan, quien durante tres meses llevó a cabo un programa con 2000 voluntarios, de los cuales la mitad dio paseos por espacios verdes y la otra mitad no. Viendo tras ese tiempo que los primeros tenían menos depresión y sensación de estrés y un mejor estado de ánimo.

Otro factor importante es el aporte de Vitamina D, que se obtiene de la exposición responsable al sol, esta vitamina combate infecciones, incluyendo resfriados y gripe, ya que regula la expresión de los genes que influyen en el sistema inmunológico para atacar y destruir los virus y bacterias.

Entre los adultos mayores, población que por lo general tiende a pasar muy poco tiempo al aire libre, aquellos que disfrutan de pasar tiempo en zonas verdes, tienen muchos más beneficios físicos que quienes permanecen continuamente en entornos cerrados. De acuerdo con una investigación llevada a cabo y publicada en Biopsychosocial Medicine, está demostrado que las personas mayores que pasan más tiempo al aire libre padecen de menos dolor, duermen mejor y tienen un menor deterioro funcional en su capacidad para llevar a cabo sus actividades diarias.

Además de todo esto, los paseos y las actividades al aire libre brindan estimulación sensorial y pueden ayudar a personas afectadas con demencia a relajarse, fomentar la actividad física con paseos y reducir la ansiedad. Las personas con demencia a menudo presentan un estado de apatía e indiferencia que les hace permanecer sentados y callados sin búsqueda de estímulo, lo que hace, que a menudo participen poco en su vida cotidiana.

Por todo ello en Txurdinaga Gurena aprovechamos el buen tiempo para realizar todo tipo de Actividades al aire libre como excursiones, salidas por los parques y jardines del barrio a pasear, a tomar un café o realizando nuestras actividades terapéuticas en nuestros patios. Además de todo lo mencionado anteriormente, nuestra experiencia nos demuestra que realizar las actividades al aire libre mejora la interacción con familiares, amigos y compañeros, conseguimos la estimulación de recuerdos del residente y resulta una gran oportunidad para recibir estimulación sensorial necesaria, ya que por lo general estos lugares provocan el recuerdo de hábitos que han proporcionado bienestar en el pasado de la persona mayor.

El pasado viernes, 18 de Mayo realizamos la fiesta de inauguración de dos nuevas terrazas, las cuales han quedado perfectamente habilitadas para que las disfrutemos, sobre todo en aquellos días en los que hace buen tiempo. Desde el centro esperamos que se conviertan en un nuevo lugar de encuentro entre residentes, familiares y amigos.


Saioa Tamayo Albitre
TASOC Txurdinaga Gurena.

Jueves, 24. Mayo 2018 - 10:20 Horas
HABLEMOS DE ACTITUDES

A la hora de realizar una actividad profesional, en los procesos de Recursos Humanos como la selección de personal, evaluación de desempeño, etc…, siempre se tiene en cuenta la parte técnica de conocimientos sobre la profesión y la parte más humana sobre valores personales y actitudes que redundan directamente en el mismo.

La importancia de las actitudes y valores profesionales es especialmente importante en aquellos contextos como el nuestro, el contexto gerontológico, en el que además de trabajar con personas, se encuentran en situación de vulnerabilidad.

En este sentido, para una buena práctica profesional, además de la necesidad de tener conocimientos específicos y adquirir aptitudes, es necesario cuidar y trabajar nuestras actitudes y para mí lo que considero esencial: “cuidar el trato a los residentes”.

En este artículo, me centraré en las actitudes profesionales para el trabajo de gerocultor@, aunque bien son válidas para tod@s los profesionales del sector. Antes de nada, en el presente, presentaré someramente las actitudes en general.

Por actitud entendemos “aquellas creencias que subyacen en el ser humano y que disponen a la acción, es decir nuestra personalidad más profunda”.

Las actitudes, generalmente las adquirimos muy temprano en la vida, en el desarrollo de nuestra personalidad y se refieren por ejemplo a la responsabilidad con la tarea, la forma de relacionarnos con las otras personas, etc.…

A nivel profesional, estas creencias nos predisponen a la acción; es decir y a modo de ejemplo, si desde siempre hemos pensado que “todas las personas mayores son maravillosas por el simple hecho de ser mayores, podemos darnos un batacazo cuando con total seguridad, alguna de ellas nos demuestra que “quizás no lo sea tanto”. En esta tesitura y lección personal, lejos de tomar distancia ó focalizar nuestra frustración en el colectivo, podemos aprender porque ya somos conscientes de que seas como seas “todo el mundo tiene derecho a ser atendido de forma respetuosa como persona que es”.

Las actitudes suelen ser inconscientes y por ello más difíciles de cambiar para una buena práctica profesional. En este sentido, a pesar de la inconsciencia de las actitudes y de su gran enraizamiento y dificultad de modificarlas, veo necesario mirarse uno mismo y reflexionar sobre nuestras actitudes y labor profesional, para dar un buen trato y servicio a los residentes. Ser consciente de ellas para poder cambiar si cabe, siempre desde una perspectiva amable y de mejora en nuestra labor.

Respecto a las actitudes en el trabajo y más concretamente en nuestro contexto residencial, hay bastante bibliografía y consenso. Al margen de este trabajo que ya viene dado, trataré de recoger algunas de aquellas cuestiones sobre actitudes y deberes personales que a través de mi experiencia considero primordiales en nuestro contexto residencial.

Estas actitudes inconscientes, suelen ser focos clásicos de “error” y lejos de culpabilizar y crear agobios de responsabilidad, desde una actitud positiva de reconocimiento y mejora, creo necesario trabajarlas nivel personal para aprender a ser mejores profesionales.

Algunas de las actitudes que considero que debemos mirarnos, incidir, trabajarlas y hacia dónde debemos dirigirnos, son:

En primer lugar, creo necesario el “Respeto a los usuarios y familiares”.

Debemos asegurar a cada individuo la misma calidad de servicio, adecuado a sus necesidades y sin tener en cuenta su ideología, opinión política, forma de vida, etc…

Debemos mantener el secreto profesional y confidencialidad sobre los residentes, respetando sus enseres, su habitación, sus cosas…

Debemos ser garantes de que otras personas respeten sus asuntos, sus enseres, su habitación, sus cosas… Por ejemplo, no permitir que otro residente entre en una habitación que no es la suya, etc.

No debemos hablar de los residentes delante de ellos mismos, puesto que se les hace de menos.



En segundo lugar, debemos ser muy conscientes y trabajar en el asunto del “Secreto profesional y discreción”.

Debemos ser discret@s tanto de cara al exterior del Centro como dentro de éste. Evitar comentarios sobre su vida personal. Mantener actitudes imparciales. No hablar de otros residentes con otros residentes, con las familias. No hablar de los asuntos económicos de los residentes. No facilitar los teléfonos de usuarios, familiares a otras personas sin su permiso. No informar ni dar opinión a los residentes ni familiares sobre situaciones patológicas e intimidad de los residentes, cuestión que compete a los facultativos del Centro.

En tercer lugar, nuestro deber es fomentar la autonomía y la independencia del residente: “Hacia la atención centrada en la persona”.

Debemos tener cuidado con las posiciones de superioridad y/ó familiaridad.

Debemos compartir tareas con los residentes, no imponer sus ideas, valores… En todo caso, sugerir la diversidad de otros medios que se consideran más oportunos y hablarlo con el equipo profesional.

Debe adaptarse a los comportamientos y hábitos de los usuarios.

Dar atención sin sustituir a la familia.

Tener muy claro y presente que nuestra ayuda al residente está asociado a una relación de confianza y soporte moral.


En cuarto lugar, creo fundamental “cuidar el trato al residente”.

En ocasiones y relacionado con el punto anterior, considero que el trato inadecuado como con demasiada familiaridad ó autoritario, puede tener consecuencias negativas, como la pérdida de autoridad como profesionales.

Debe existir un equilibrio entre familiaridad y autoridad.

En general, no es bueno realizar favores personales, que pueden crear relaciones de dependencia ni aceptar obsequios.

Es importante que el/la gerocultor@ muestre en su trabajo una serie de actitudes complementarias entre sí, por ejemplo, firme pero complaciente, sensible pero fuerte, con confianza pero con autoridad, que favorecerán el mantenimiento de su identidad como profesional y la consecución de los objetivos marcados.

El auxiliar debe ser una persona con inquietudes y en constante búsqueda de ampliación de sus conocimientos y perfeccionando sus técnicas, evitando el estancamiento en su profesión, así como colaborar con el progreso de su profesión.

La actitud adecuada es la de amabilidad, respeto al otro y la de actitud positiva.


Y ya para finalizar, en quinto lugar, es importante trabajar sobre “las funciones del trabajador y su posicionamiento dentro de la empresa”. “Responsabilidad personal de su trabajo y dentro de un equipo multi e interdisciplinar”.

Se debe tener conocimiento claro de las funciones y tareas que le exige la ley-convenio.

El/La gerocultor@ debe ser responsable de la aplicación de sus métodos de trabajo, de la forma de sus intervenciones y del tipo de relación que establece con las personas.

Así mismo, se debe tener claro la ubicación en el entorno laboral, y dentro del equipo profesional, que siempre debe ofrecer su apoyo.

Se debe comunicar a la dirección del centro ó superiores, las condiciones indispensable para la calidad de su trabajo, los medios necesarios y los límites de su trabajo. Así mismo, el/la gerocultor@ debe comunicar con inmediatez e informar a los técnicos de toda aquella información referente a situaciones, hechos ó circunstancias que puedan afectar al residente y estado de salud, así como de comportamientos de residentes que conlleven peligro para sí mismo, u otras personas.




Unai Pérez. Psicólogo Loiu Gurena.

Viernes, 18. Mayo 2018 - 10:23 Horas
LA INCONTINENCIA URINARIA Y EL CUIDADO DE SU SALUD

La incontinencia urinaria constituye uno de los grandes síndromes geriátricos y es definida como una condición mediante la cual se origina la pérdida involuntaria de orina a través de la uretra, objetivamente demostrable, ocasionando problemas sociales e higiénicos para el individuo.

Se distinguen dos tipos de Incontinencia Urinaria:

- Aguda, reversible o transitoria: De aparición súbita, a menudo de forma secundaria a agresiones iatrogénicas, enfermedades agudas o consumo de fármacos, desapareciendo por lo general con el tratamiento adecuado del trastorno subyacente.

- Crónica, persistente o establecida: Es aquella que persiste durante un largo período de tiempo, independientemente de la enfermedad aguda o de la agresión iatrogénica y normalmente se clasifica en cinco tipos diferentes.

i. Incontinencia Urinaria de urgencia
ii. Incontinencia Urinaria de esfuerzo o estrés
iii. Incontinencia Urinaria de rebosamiento
iv. Incontinencia Urinaria funcional
v. Incontinencia Urinaria mixta o compleja

Por todo ello, la única manera de tratar la incontinencia urinaria, teniendo en cuenta la edad avanzada de nuestros/as residentes, dentro de los Centros Sociosanitarios, es la actuación paliativa garantizando una óptima higiene íntima, usando productos con ph neutros y fomentando la puesta en los inodoros para mantener el hábito y evitar la temidas infecciones de orina, tan frecuentes en las personas mayores.

Sheila Gutiérrez
Enfermera TXURDINAGA GURENA

Viernes, 11. Mayo 2018 - 10:21 Horas
TESTAMENTO VITAL YA EN LOS AMBULATORIOS

Hace ya unas pocas semanas, se publicaba una agradable noticia para todos aquellos que tienen claro como querer acabar sus últimos días.

Iratxe Fernandez, actual directora del centro de Txurdinaga Gurena, nos explico, hace unos meses en un magnifico artículo, en qué consistía este documento llamado documento de Voluntades Anticipadas o Testamento Vital. En este documento, indicaba, se dan una serie de instrucciones a los médicos acerca de los cuidados o tratamientos a aplicar, en previsión de llegar a una situación terminal, y el afectado no pueda o no sea capaz de transmitirlo.

Y es que cada vez, este testamento es más utilizado y conocido en nuestro entorno; porque como indica el Registro Vasco de Voluntades Anticipadas, desde 2003, más de 21.000 vascos han llevado a cabo su Testamento Vital. Nuestra comunidad autónoma, junto con la Catalana, está a la cabeza del número de personas que realizan este documento, con una tasa cercana a las 10 personas por cada 1000 habitantes, casi duplicando a la media estatal.

Pues bien, a las 3 formas existentes para realizar éste testamento (ante notario, ante 3 testigos que no tengan parentesco directo con la persona otorgante, o en el registro del Gobierno Vasco) ahora se le suma una cuarta fórmula. Una vez que se publique la modificación del decreto en Bizkaia y en Gipuzkoa (en Araba ya está en vigor desde Enero), todo aquel que quiera realizar dicho Testamento Vital, podrá realizarlo en el Ambulatorio o centro de salud ante su médico de cabecera.

Éste será quien aconseje la mejor fórmula para especificar qué cuidados médicos o tratamientos se quieren recibir al final de la vida. Bastará con acercarse a su centro de Salud, y junto a su médico de cabecera, redactar su Testamento vital. Necesitará 3 testigos, pero dos podrán ser profesionales del propio ambulatorio.
De esta manera Osakidetza, apuesta por los centros de salud, donde afirma son el lugar idóneo para permitir a las personas ser protagonistas e indicar sus preferencias para cuando llegue el proceso de final de vida.

Viernes, 4. Mayo 2018 - 10:56 Horas
LA AUTOTUTELA. Un concepto desconocido para muchos/as.

El pasado 20 de abril se celebró en el Colegio de Médicos de Bizkaia la VIII Jornada Urrats “Aspectos éticos y legales en situación de dependencia”. Fueron varios los ponentes que expusieron sus limitaciones, reflexiones y puntos de vista acerca de la dificultad de realizar una buena praxis en los espacios socio-sanitarios intentando conjugar la ética profesional con las normas legales que regulan sus profesiones.

Unos de los aspectos que resultó más interesante, y desconocido para muchos de los asistentes, fue el concepto de la AUTOTUTELA. Este término, en su definición jurídica, es definido como la facultad que se concede a cualquier persona capaz de obrar para designar a un tutor y adoptar dentro de los límites legales las disposiciones que estime convenientes en previsión de una futura incapacitación.
Consiste en un documento que lo puede otorgar cualquier persona con la capacidad de obrar suficiente, ya sea mayor de edad con plena capacidad de obrar, personas mayores de edad con enfermedad mental, siempre y cuando el notario autorizante aprecie que la capacidad es natural y por último, menores emancipados. Por lo general, se realiza en previsión de ser incapacitado/a judicialmente en el futuro y en el que puede figurar cualquier disposición relativa a la propia persona o bienes, incluida la designación de tutor. Éste último, puede ser una o varias personas físicas así como una figura jurídica que no tenga fines lucrativos y que entre sus objetivos sea la protección del/ a presunto/a incapacitado/a.

Tiene ciertas similitudes con el procedimiento de la modificación de la capacidad de obrar, pero a diferencia de él, la persona que realice la autotutela puede designar en la esfera patrimonial, por ejemplo, normas de administración de sus bienes o fijar una remuneración para el futuro tutor entre otras cosas. En cuanto al estado personal, puede figurar la negativa de recibir ciertos tratamientos médicos, al igual que se puede establecer en el documento de las voluntades anticipadas.

Por tanto, se podría decir que la autotutela adopta los aspectos de la modificación de la capacidad de obrar y de las voluntades anticipadas en un mismo documento siendo este de gran utilidad para que se cumplan los deseos de una persona que se encuentre en situación de incapacidad. El aspecto negativo es que todavía sigue siendo algo desconocido para las personas y sobre todo, para muchos profesionales que trabajan en el ámbito socio sanitario.

Marta Yarritu Moyá
Trabajadora Social TXURDINAGA GURENA

Viernes, 27. Abril 2018 - 10:14 Horas
DIEZ SECRETOS PARA LLEGAR BIEN A LOS CIEN AÑOS

Un artículo recogido en “eltiempo.com” titulado “Diez secretos para llegar bien a los cien años”, nos descubre a través de las vivencias de personas centenarias, cómo es posible cumplir un siglo o más de vida con calidad y felicidad.

Así por ejemplo, Meiko de 102 años, tiene 25 récords mundiales y 29 nacionales en Japón como nadadora, conseguidos a partir de los 87 años.

Hidekichi es un plusmarquista de 106 años. A los 92 se inscribió en el Campeonato de Atletismo Veterano de su país y ha ganado 32 medallas de oro. Anteriormente no era deportista.
Toshinori de 100 años utiliza la bicicleta como medio de transporte habitual.

Y, por último, Saneyoshi de 98, cultiva en un huerto de una hectárea sus propios alimentos.

Estos son sólo cuatro ejemplos de personas que rondan los 100 años, que una periodista entrevistó en Japón para conocer el secreto de la longevidad en este país donde viven el mayor número de centenarios del planeta. Y no sólo eso, muchos con muy buena calidad de vida, que es lo importante. En el libro “El método japonés para vivir 100 años”, recoge 10 consejos para llegar bien a esta edad:


1. Comer carne, cosas frescas y que no falte un traguito de licor.
2. Practicar ejercicio diario
3. Ejercitar diariamente la mente
4. Haber disfrutado con el propio trabajo y seguir haciéndolo.
5. Darse oportunidades; querer aprender cosas nuevas.
6. Aceptar lo que te ofrece la vida.
7. Nunca rendirse.
8. Cuidar el aspecto.
9. Realizarse controles médicos.
10. Evitar el exceso de peso.



En el ámbito del País Vasco y basándonos en unos datos elaborados por el Eustat, se puede afirmar que existe una notable calidad de vida en nuestro territorio, un hecho que se ve reflejado en la alta longevidad de su población. De hecho, la esperanza de vida de las mujeres es la más alta de la Unión Europea, con una media de 86,1 años, siendo la de los hombres de 79,3 años.

Además, los estudios señalan una tendencia de crecimiento en la esperanza de vida, que llega en las mujeres a los 87,3 años y en los hombres hasta los 81,2, según las Proyecciones Demográficas 2020 elaboradas por el Eustat.

En Loiu Gurena es notable no sólo el número de centenarias -actualmente son cuatro- sino también el de personas que rondan esta cifra y con muy buena calidad de vida. Y queremos constatar que en nuestra residencia se llevan a la práctica la mayoría de los consejos que anteriormente hemos enumerado. ¡Así están de estupendos!

Área de Animación Sociocultural

Viernes, 20. Abril 2018 - 10:17 Horas
POST-TRATAMIENTO DE LAS HERIDAS EN NUESTROS MAYORES

Para que una herida haya cicatrizado, antes de llegar a éste punto, la piel ha tenido que sufrir una agresión que le conlleva a perder su continuidad; por lo tanto cuando una herida cicatriza podemos decir que se trata de una reparación imperfecta de la piel. Cada tipo de “reparación”, (cicatrización), depende del tipo de herida y de la reacción individual.

Nuestro mayores pueden presentar diferentes tipos de cicatrización:


• Cicatrices Hiperpigmentadas.

• Cicatrices Hipopigmentadas.


• Cicatrices Queloides, (más frecuentes en personas mayores).

La cicatrices provienen de dos situaciones diferentes:

• Cicatrices Quirúrgicas (Cualquier tipo de intervención; fractura de cadera, fractura de pelvis, etc.).

• Cicatrices Traumáticas (Cualquier tipo de accidente; erosión de la piel, escoriación, herida incisa, úlceras por presión, etc.).

La cicatrización termina en el momento que la costra se desprende, ésta situación marca el inicio de la remodelación, la fase más importante, que puede llegar a durar dos años.
Cuando la herida está cerrada y sin costra, se puede iniciar el tratamiento de la cicatriz.



Para el tratamiento y la mejora del proceso de cicatrización tenemos diferentes maneras de actuar:

• Parches que ayudan a reducir la cicatriz.
• Parches o láminas de silicona.
• Gel de silicona.
• Aceites ricos en ácidos grasos.
• Cremas calmantes y reparadores.

Ekiñe Sánchez Ruzo, (DUE).

Viernes, 13. Abril 2018 - 09:53 Horas
TOMA DE DECISIONES COMPARTIDAS EN PACIENTES CON ENFERMEDAD CRÓNICA

Las enfermedades crónicas, como puede ser la Diabetes, son actualmente las causas mas importantes de morbilidad y mortalidad a nivel mundial. Estas condiciones hacen que sea necesario altos niveles de inversión en recursos y tiempo, no solo por parte del sistema sanitario sino también por los pacientes, familiares y los profesionales de la salud.

A todo esto se le suma la baja adherencia terapéutica en esto tipos de pacientes. En este escenario es importante brindar a la familia y al paciente información clara sobre la naturaleza del problema, ofrecer la mejor evidencia disponible sobre las opciones de manejo disponibles, y contemplar los deseos del paciente.

La toma de decisiones compartidas, alude al proceso por el cual se vinculan todos estos elementos para lograr resultados satisfactorios para el paciente y su familia, ya que desde hace unos años se esta intentando involucrar mas a los pacientes en el cuidado de su salud ante los problemas crónicos, convirtiéndoles incluso en pacientes expertos de su enfermedad. Esto solo se puede conseguir con unos medios eficaces para ajustar la decisión mas acertada con la mejor evidencia posible incluyendo el contexto social, familiar, económico y cultural del paciente.

Esta decisión acertada solo se conseguirá con una buena formación al paciente por parte de los profesionales de la salud. Esta toma de decisiones compartidas es aun inusual, aunque numerosos paciente quieren participar activamente en el cuidado de su salud, ya que todavía queda por modificar conductas de los profesionales de salud, puesto que muchas veces olvidamos preguntar y formar al paciente y familiares.

En definitiva, la toma de decisiones compartidas es llegar a un “acuerdo” entre paciente, familia y profesional de salud, cumpliendo los deseos del paciente, respecto al tratamiento, seguimiento de su enfermedad, siempre bajo evidencia científica y valorando beneficios respecto perjuicios.

IRENE GIL , ENFERMERA.

Viernes, 6. Abril 2018 - 09:53 Horas
LA IMPORTANCIA DE LA RELIGIÓN EN LA TERCERA EDAD

Juan Pablo II, al dirigirse a unos ocho mil ancianos recibidos en audiencia el 23 de marzo de 1984, les decía: « No os dejéis sorprender por la tentación de la soledad interior. No obstante la complejidad de vuestros problemas [...], las fuerzas que progresivamente se debilitan, las deficiencias de las organizaciones sociales, los retrasos de la legislación oficial y las incomprensiones de una sociedad egoísta, no estáis ni debéis sentiros al margen de la vida de la Iglesia, o elementos pasivos en un mundo en excesivo movimiento, sino sujetos activos de un período humanamente y espiritualmente fecundo de la existencia humana. Tenéis todavía una misión por cumplir, una contribución para dar ».

La práctica religiosa ocupa un lugar destacado en la vida de las personas mayores. El nivel de participación religiosa en este colectivo es elevado siendo ésta la principal actividad social fuera del ámbito familiar.

Por ello desde la residencia Txurdinaga Gurena nos interesamos en preguntarles sobre sus creencias religiosas y dado que el mayor porcentaje de residentes son católicos celebramos la eucaristía el primer y tercer lunes de cada mes.

Mantenemos una estrecha relación con la parroquia Birjinetxe, a los que tenemos que agradecer enormemente su colaboración, ya que sin ellos no sería posible desarrollar esta actividad. Cabe mencionar que tanto el grupo técnico de animación socio-cultural de Txurdinaga Gurena como el párroco y voluntarios de la parroquia Birjinetxe nos esforzamos para que cada eucaristía este orientada a la realidad del momento mediante la celebración de diversas fechas simbólicas pertenecientes a la liturgia del momento en que nos encontremos: la Natividad e Epifanía, Cuaresma, La Pascua, Adviento... ayudándoles a mantener la orientación temporal acorde a su espiritualidad.

Lo que tenemos claro desde la Residencia Txurdinaga Gurena es que la religión puede contribuir a mantener un estado de salud óptimo y nos comprometemos a respaldar este compromiso religioso, explorando y entendiendo la religiosidad católica por ser una tarea esencial en la práctica geriátrica.
Conocer las creencias y prácticas religiosas de los/as residentes puede ayudar a mejorar su calidad de vida debido a que estas creencias afectan a su espiritualidad.

Hay estudios que afirman que las personas religiosas tienen menos probabilidades de experimentar depresión y ansiedad en comparación con los que no lo hacen, incluso las personas que lo padecen suelen recuperarse con mayor rapidez.
La religión puede proporcionar beneficios psicológicos, como por ejemplo:

• Promover una actitud positiva y esperanzada hacia la vida y la enfermedad
• Proporciona sentido de significado y de propósito en la vida, que afecta las conductas relacionadas con la salud y las relaciones sociales y familiares
• Suscitar mecanismos psicológicos adaptativos ante el envejecimiento, la enfermedad y el sufrimiento.

Con todo lo mencionado anteriormente, desde la residencia Txurdinaga Gurena y sin olvidarnos de la colaboración de la parroquia Birjinetxe, queremos unificar la influencia de la religión católica en nuestros mayores con la aplicación de técnicas socio-culturales que puedan mejorar su bienestar y hacerles sentir como en su propio hogar.

Marta Domínguez ( TASOC)

Viernes, 23. Marzo 2018 - 10:06 Horas
TÉCNICAS PARA LA CICATRIZACIÓN DE LAS HERIDAS PRESENTES EN NUESTROS MAYORES

Como explicamos en el artículo anterior, las técnicas para la cicatrización de las heridas en nuestros mayores son una herramienta esencial para el personal de enfermería, nos beneficiamos de todas ellas para conseguir la mejor cicatrización.

La cicatrización es un proceso espontáneo y natural pero que en ocasiones y debido al tipo de lesión que presente el residente es necesario la ayuda de otras técnicas. A continuación pasaremos a desarrollarlas.

Sutura tradicional


Es la técnica de cicatrización por excelencia y la más utilizada.
Existen diferentes tipos de suturas y de técnicas de sutura que podemos utilizar dependiendo del tipo de herida y de los tipos de tejido que estén comprometidos.


Cintas adhesivas (puntos de aproximación)


Se trata de cintas de papel poroso adhesivo, son capaces de aproximar los bordes de una herida y vencer la tensión; de ésta manera conseguimos que los bordes estén unidos y se favorezca la cicatrización.
Su mayor ventaja es que no es necesario el uso de anestesia local, ya que se trata de un mecanismo poco invasivo y además disminuye el riesgo de infección.



Adhesivos tisulares


Ofrecen la ventaja de que no existe la presencia de suturas y como consecuencia la retirada de las mismas.
Otra de las ventajas es que es más fácil de utilizar. Cada vez su uso es mayor.
Se usan en heridas lineales y con bordes regulares, ya que la tensión que ejercen es menor que las grapas o la sutura convencional.


Suturas metálicas (Grapas)


El objetivo es el mismo, aproximar los bordes de la herida y favorecer la cicatrización.
Están formadas por un material que apenas da reacción alérgica y facilita el proceso de sutura.
Se suelen utilizar para el cierre de heridas presentes en sitios de mayor dificultad o en zonas donde la piel esté muy tensa o sometida a cantidad de estiramientos. Sitios como la cabeza o la cadera.

EKIÑE SÁNCHEZ RUZO (Coordinadora Asistencial).

Viernes, 16. Marzo 2018 - 09:50 Horas
LOS TRASTORNOS DEL SUEÑO Y EL RITMO DIURNO

Dentro de nuestro campo profesional de la geriatría y gerontología, tanto en domicilio como en los centros de atención, solemos observar algunos tipos de comportamiento con consecuencias importantes, que por su complejidad nos cuesta entenderlos y nos plantean dudas de cómo actuar de la mejor manera.

En este sentido, os traigo una breve información sobre “Los trastornos del sueño y el ritmo diurno”. Trataré de explicar someramente qué son, y algunas indicaciones para afrontarlas, de manera complementaria a la pauta farmacológica.

Los trastornos del sueño y el ritmo diurno, son bastantes frecuentes en los procesos neurodegenerativos y demencias y sobre todo en la enfermedad de Alzheimer (entre un 40-70% de los pacientes).

Las consecuencias de este trastorno, afectan a la persona que lo sufre y a sus cuidadores de varias formas;

Por un lado, cambiando el ciclo normal del sueño (activo por la noche y dormido por el día).

Así mismo, y a consecuencia del cambio de ciclo, observamos afecciones sociales como la pasividad diurna, disminución de relaciones, etc… Estas conductas descritas, tienden a retroalimentarse y a entrar en un círculo vicioso, puesto que al dormir por el día se llega muy activo por la noche, volviendo a repetirse la situación. También es bastante común que en ocasiones el residente se duerme, despertándose a posteriori a veces desorientado y sin saber dónde está ni la hora que es.

Y por último y no por ello menos importante, afecta y hacen mella en el cuidador, que no descansa y acumula el cansancio por la supervisión nocturna.

Respecto a las pautas de prevención, indicaremos la importancia de que la persona esté activa por el día. Es decir, mantener despierto, y tratar de que se canse (haciendo actividades, haciendo ejercicio físico ó dando paseos), a fin de que llegue cansado a la noche y procuremos que duerma. Si durante el día es inevitable que se duerma, procurar que eche siestas cortas y evitando las largas. Por la noche, para prevenir accidentes, es interesante poner luces piloto en habitación y pasillo y cerrar las puertas de los lugares a los que no debe ir.

Y si la conducta ya se ha dado, es observable y el paciente está desorientado y angustiado, tratar de tranquilizar. Y si de esa manera no se consigue, acudid a un profesional para que os oriente en cómo manejar la situación conociendo el caso concreto.


Unai Pérez. Psicólogo Loiu Gurena.

Viernes, 9. Marzo 2018 - 10:03 Horas
LLENAR LOS AÑOS DE VIDA

Llegar a una edad en la que necesitas más ayuda de la que habías necesitado hasta el momento, en la que se producen pérdidas significativas , puede provocar en las personas la aparición del sentimiento de soledad. Este sentimiento, puede ser enriquecedor cuando es el individuo quien busca esta experiencia, sin embargo cuando no es una situación buscada, puede convertirse en un sentimiento doloroso y temido por un gran número de personas mayores.

Por ello, para el equipo de Animación Socio Cultural, evitar que nuestros residentes sean absorbidos por la tristeza y pasividad que genera el sentirse solos, es un objetivo principal.
Diariamente, trabajamos para que las personas se mantengan activas, se relacionen con iguales disfrutando de su tiempo. No obviar la necesidad de nuestro residentes de comunicarse, de expresar sus opiniones y deseos, de elegir en función de sus valores y creencias es imprescindible para que nuestro trabajo tenga sentido.

Desde el equipo de Animación Socio Cultural, consideramos que crear espacios seguros que permitan a las personas reconocerse y descubrir que actividades les resultan gratificantes es lo esencial para alcanzar nuestro principal objetivo:

NO LLENAR SU VIDA CON AÑOS, SI NO LLENAR SUS AÑOS DE VIDA

Virginia Dominguez (TASOC)

Jueves, 1. Marzo 2018 - 13:45 Horas
El mito de la eterna juventud, una trampa sin salida

Cuando alguien, refiriéndose a una persona mayor, dice: "qué bien, qué joven está", implícitamente está afirmando que lo bueno, en realidad, es ser joven. Lo demás son apaños. Está manifestando que lo que se aprecia socialmente es la juventud, y que ser viejo no es un valor, sino casi un defecto. Otra frase reveladora: "En mis tiempos¿", da a entender que su oportunidad, su sitio, ya han pasado: que no hay un hueco relevante para los ancianos. Poco a poco, se va asentando la presunción, cuando no la convicción, de no pertenecer a esta época.

Así, la persona mayor se siente excluida y cada día confirma que va perdiendo relevancia social.
Pero ser viejo tiene sus cosas positivas. Sin ir más lejos, sentirse protagonista de su propia evolución como persona y, más que nunca, un importante miembro de la comunidad a la que pertenece. La sociedad, no lo neguemos (¿cuántas películas de TV o cine, anuncios, o pases de modelos tienen por protagonistas principales a personas mayores?) discrimina a los viejos, pero éstos también tienen alguna responsabilidad en tanto que, a veces inconscientemente, participan activamente ("eso es cosa de jóvenes, que decidan ellos" en este proceso de segregación y desconsideración de los mayores.

¿Qué hacer para integrar a los ancianos en la vida cotidiana?
En primer lugar, trasmitir a la sociedad en su conjunto las necesidades de los viejos, qué piensan, cómo se sienten. Todos deberíamos saber que es una situación que nos va a llegar, no podemos seguir mirando a otro lado, y negarnos a nosotros mismos que nos acercamos, o que ya hemos llegado a la Tercera Edad.

El diálogo y la solidaridad intergeneracional son los resortes insustituibles para promover el aprovechamiento de la riqueza cultural de las personas de edad avanzada y la mejora de su autoestima, además de para sentar las bases de una óptima integración de los mayores en la sociedad. Ser mayor no debe constituir un obstáculo para ser feliz. El camino deseable sería ir hacia un envejecimiento saludable, porque hacernos mayores (¿cuándo empezamos a ser realmente unos viejos, a los sesenta, a los setenta... y por qué?) no es sinónimo de enfermedad, y uno de los retos de nuestra época es vivir más, pero también mejor.

Independientemente de la edad cronológica de un individuo, su "interés por la vida" es el factor clave de la existencia y no sólo depende de esa persona, sino también de las redes sociales en las que funciona su vida. Las relaciones con las personas mayores han de estar enmarcadas en ese principio de solidaridad e interés por lo que les ocurre. Hemos de aportar lo mejor de nosotros mismos y adquirir la destreza de transformar las dificultades en posibilidades de mejora. Esto es, en percibir los problemas como oportunidades y como medios de superarnos como personas.

La madurez de la experiencia nos dice que las barreras que surgen a lo largo de la vida no pueden impedir nuestro desarrollo; al contrario, representan una invitación a replantearnos los límites de nuestra creatividad, a darnos cuenta de que somos seres en transformación y no en adaptación. A ser conscientes de lo devastador de los enfados y de las actitudes negativas y pesimistas.


Marisol Couceiro (Directora)

Viernes, 23. Febrero 2018 - 10:07 Horas
POSIBLES HERIDAS QUE PUEDEN PRESENTAR NUESTROS MAYORES

Como consecuencia de la fragilidad que presentan nuestros mayores a nivel dérmico, (a nivel de la piel), y de la pérdida de elasticidad de la misma, pueden aparecer heridas superficiales o de profundidad más leve.

La mayoría suelen ser heridas sin importancia, pero no por ello debemos dejar de prestarles atención y los cuidados que necesitan. Lo primordial es asegurarnos de el tipo de herida que nuestro mayor presenta y a continuación valorar el tipo de tratamiento que necesita.

La heridas que suelen aparecer se pueden clasificar de la siguiente manera:
- Heridas superficiales, donde los bordes que aparecen son regulares.
- Heridas por abrasión, estas heridas son aquellas que se producen por un arañazo o excoriación, tanto por un objeto como por una superficie rugosa, los bordes que aparecen son irregulares.
- Heridas incisas debidas a un objeto punzante, como por ejemplo un cuchillo.
- Heridas a consecuencia de una contusión, donde sus bordes y el contorno son irregulares. Laceraciones.
-
Una vez que sabemos la procedencia de la herida procederemos al cierre de la misma con diferentes técnicas. Las técnicas que describiremos a continuación son una herramienta esencial de la que el personal de enfermería nos beneficiamos para ayudar a la cicatrización, un fenómeno natural y espontáneo, consiguiendo que en los tejidos no aparezcan deformaciones ni quedan desfigurados.

La sutura es el material por excelencia para cerrar cualquier tipo de herida, pero dependiendo de la profundidad de la misma, también disponemos de otro tipo de materiales con el que conseguimos el mismo efecto, los denominados materiales de aproximación.

Los diferentes materiales para favorecer la aproximación de los bordes presentes en una herida son:
- Cintas adhesivas (Puntos de aproximación).
- Adhesivos tisulares.
- Suturas metálicas (Grapas).


Enfermera: Ekiñe Sanchez / Residencia Txurdinaga Gurena

Miércoles, 14. Febrero 2018 - 13:17 Horas
LAS VIVIENDAS INTERGENERACIONALES. UN PROYECTO INNOVADOR

Desde hace unos años se ha venido, hablando de los proyectos intergeneracionales entre colegios y residencias.
Nuestro centro, Loiu Gurena, lleva ya muchos cursos trabajando en estos proyectos de colaboración. La ikastola Lauro, Colegio Urdaneta, Colegio Munabe, Ayalde…son participes repetidores de estos encuentros.

La satisfacción de los participantes, tanto residentes como estudiantes y su prolongación en el tiempo certifican el éxito de estos intercambios de vivencias, recuerdos y experiencias.

Ahora se ha dado un paso más en este ámbito. En la Comunidad de Madrid, ya se han seleccionado los 5 proyectos finalistas para la construcción de 200 viviendas intergeneracionales en el barrio de Vallecas.
Dentro de una nueva filosofía conocida como “convivencia intergeneracional” el Ayuntamiento de Madrid pretende fomentar las relaciones solidarias intergeneracionales, apoyar la emancipación de los jóvenes y favorecer el envejecimiento activo.

Esta nueva e innovadora iniciativa facilitara que, mayores y jóvenes, compartan conocimientos y experiencias atendiendo a las necesidades de unos y de otros, con el consiguiente beneficio para todos.
Este proyecto aboga por la solidaridad y la cooperación, y permitirá reducir el precio del alquiler a los jóvenes en función del tiempo que destinen a ayudar a sus vecinos mayores. Aun está por definir, los perfiles de los posibles adjudicatarios, las tareas a realizar por los jóvenes…pero se barajan opciones como acompañamientos a bancos, gestiones, clases de herramientas informáticas… mientras que los mayores ofrecerán información muy valiosa como transmitir su experiencia y sus conocimientos.

La primera promoción de 200 viviendas se organizara en 2 bloques, uno para mayores y otro para jóvenes, construyéndose siguiendo los mejores criterios de accesibilidad y adaptabilidad a las necesidades de los mayores. También existirán zonas comunes para favorecer la interacción de los residentes atendiendo a criterios de cooperación y convivencia.

Esperemos que esta iniciativa sea un éxito y se exporte a otras provincias. Sería un gran paso adelante en el binomio jóvenes-mayores, pero, sobre todo, en la consecución de una sociedad más solidaria y justa con nuestros mayores.

Joserra Gutiérrez
Trabajador Social

Miércoles, 7. Febrero 2018 - 13:58 Horas
LA PERSONA MAYOR: un mar de sabiduría

Dicen que la palmera es un árbol que tiene unos doscientos años de vida, y que sólo cuando ha superado los cincuenta comienza a dar los mejores frutos. No parece que esta enseñanza la llevemos a cabo en la sociedad en la que nos vemos inmersos.
El aprecio social de la persona mayor ha ido cambiando a lo largo de la historia, de hecho, la estimación social ha ido decreciendo con el paso del tiempo, valorando más la juventud.

En las culturas primitivas, la persona mayor o “viejo” (coloquial y afectuosamente dicho), atribuían a ésta, una figura de autoridad tanto política, social y culturalmente. Eran transmisores de cultura, de aprendizaje…eran un MAR DE SABIDURÍA.
Con el paso a la cultura clásica, la figura del “viejo” se convierte en la del enfermo. En la Grecia antigua, cuna de la cultura occidental, la vejez cede frente a la madurez, pasando ésta primera a una enfermedad permanente.

En la actualidad, la persona mayor es considerado “ser pasivo”, no productivo, un ser vulnerable de marginalidad. Pasamos de considerarlos Un MAR DE SABIDURÍA a ser contemplados como una población desprotegida y no productiva según criterios de economía.

A través de este escrito, quiero que nos planteemos la situación actual de nuestros mayores. Personas que han hecho mucho por un adecuado avance en cualquiera de las esferas que tratemos. Reconozcamos su paso por esta vida, tratémosles con dignidad, amémosles, cuidémosles, escuchémosles, charlemos con ellos, aprendamos de su experiencia. Mimarlos, acariciarlos, estemos a su lado en este último proceso de la vida, siempre reconociendo su paso por la sociedad, mal o bien, sin juzgar, pero quedémonos con su SABIDURÍA; que es la experiencia de TODA UNA VIDA. Jamás nos olvidemos que sin ellos nada de este mundo, de nuestras actuaciones, de nuestro ser, tendría sentido.

Quiero acabar esta reflexión con el mito de “Kai Kai” que narra que en el principio de los tiempos hubo una gran inundación, provocada por una disputa entre el bien y el mal y aunque este último se dio por vencido, únicamente sobrevivieron cuatro personas; una pareja de personas mayores y otra de jóvenes. Los jóvenes fueron el principio de la gente y la pareja mayor fueron elegidos para apoyar en sabiduría. Por ello, el concepto de tiempo es cíclico y no lineal, ya que lo antiguo se renueva y la SABIDURÍA se reinterpreta.

Iratxe Fernández de Pinedo Díez
Subdirectora de TXURDINAGA GURENA

Jueves, 1. Febrero 2018 - 23:03 Horas
La individualidad de las personas mayores

Una necesidad actual de los centros residenciales que nos ha llevado a ir modificando su esquema organizativo es la de disponer de espacios comunes para que convivan personas que entran dentro de lo que podríamos denominar “un mismo perfil” (por un lado, personas con alta autonomía; por otro lado, personas con un deterioro cognitivo en un estadio inicial o moderado; por otro, personas con deterioro cognitivo avanzado, etc.).
Sin embargo, a la hora de realizar actividades de psicoestimulación, culturales o lúdicas dentro de cada grupo, nos encontramos con que hay características personales específicas que dificultan el que se les pueda incluir dentro de un mismo perfil.

Como en todo el desarrollo de la persona, hoy queremos centrarnos en uno de los principios básicos de la pedagogía: la individualidad.

Los profesionales debemos amoldarnos a la individualidad de cada persona para que ésta salga reforzada de dichas actividades terapéuticas. Se trata de aplicar métodos didácticos de tal forma que podamos adaptar cada actividad, las instrucciones dadas y los materiales empleados a las capacidades de la persona.
Para ello, anotamos unas pautas que el/la terapeuta ha de llevar a cabo para una buena praxis:

Fomentar la flexibilidad, para adecuarnos a la diversidad de las aptitudes, expectativas, intereses y necesidades de cada residente.
Individualizar los objetivos a trabajar con cada persona, de una manera realista.
Considerar a la hora de elegir una actividad terapéutica, que tan negativo puede ser proponer un ejercicio demasiado sencillo como demasiado difícil, ya que esto puede provocar aburrimiento en el primer caso o desmotivación en el segundo…
No criticar, ni sobreexigir. Valorar el esfuerzo realizado, sin enfatizar los errores. Equivocarse es natural y no significa fracasar; los errores pueden ser una fuente de aprendizaje.
Refuerzo positivo. Valoración de los logros.
Potenciar la autoestima.
Disminuir la crítica, centrándose en la acción y no en la persona.
Evitar las comparaciones.

Así mismo, señalar que una actividad terapéutica no es un mero pasatiempo. Deben tener un valor y una utilidad, encaminadas a cumplir un propósito. Por ello, requiere de una planificación, metodología, ejecución y evaluación.

Por último, no debemos olvidar que la persona es un ser singular que necesita de un grupo para desarrollarse. En dicho proceso de aprendizaje es necesario encontrar un equilibrio entre la atención a las necesidades personales y el fomento de la dimensión social, intentando pues armonizar el aprendizaje personal dentro de las oportunidades que nos ofrece un grupo.

Maite Aparicio y Begoña Uriarte

Contribución antigua

Iniciar sesión